Inicio » Artículos » No.9
CERRAR EL AÑO CON TODO NUESTRO AMOR

No.9
CERRAR EL AÑO CON TODO NUESTRO AMOR

Recuerda que lo único real es el AMOR. ¿Por qué? porque la esencia de nuestro Ser real, tal como Dios me creó es amor, lo mismo que la Fuente de mi Ser y del Amor, que es Dios. Sin duda me dirás que las demás emociones, como es el miedo, la rabia, la angustia, los celos, la envidia, son también reales ya que muchas veces las siento en mi vida y muchas veces más que el amor. Todas estas emociones que no son amor, tienen que ver por lo que me ha tocado vivir, especialmente en las primeras etapas de mi vida, en la interacción con mis papás que a su vez también han carecido de amor en sus primeras etapas. Nos dieron todo lo mejor, pero con sus propias carencias. Aparte he vivido muchas situaciones dolorosas, decepciones, traiciones a lo largo de nuestra vida que se han ido acumulando en nuestro inconsciente, que si no las sanamos siguen influyendo en nuestra vida negativamente. Por esto nos seguimos enganchando en nuestras relaciones o con situaciones difíciles de la vida.

Si logramos deshacer todas esas emociones que no son amor y que nos quitan la paz, con nuestro trabajo personal, a través de una terapia o los que han participado en los Talleres de Meditación que aprendieron como hacerlo, o también con otros métodos que tienes a tu alcance, llegarás a tu verdadera esencia que es amor, y de esta manera tu vida se transformará y vivirás como Dios te ha creado, en perfecta unidad con Dios y con toda la creación. El amor real siempre une y todas las emociones que no son amor, separa.

Este tiempo de Navidad es una gran oportunidad para revivir en nosotros el amor y de esta manera acercarnos a vivir cada día más en el amor como Dios me ha creado, y despejar la emoción contraria que viene del miedo y que proviene de nuestro ego desconectado de Dios y del Universo, y por consecuencia la pasamos muy mal. En este tiempo solemos tener muchas reuniones con familiares y amigos para celebrar la Navidad. Sé que hay muchas familias con problemas serios en las relaciones y que difícilmente les cuesta estar reunidos en amor. Yo te invitaría a que en lugar de echar la culpa con quienes tienes problemas, revisa que emociones estan en ti que te impiden acercarte a dichas personas. No se trata de que te recrimines ahora a ti, sino que con amor sanes lo que está en ti, con la visión del amor. La herramienta más importante para sanarte en el amor, es el perdón que te libera de dicha situación. Por esto cuando perdonas, el primer beneficiado eres tu mismo, porque de lo contrario, cada vez que te acuerdes de lo que te hizo, vuelve a surgir en ti el enojo, el corage y la rabia que te va envenenando a todo nivel. Y recuerda que el amor no es debilidad, ni sometimiento, ni pasividad. Es la energía más poderosa del Universo, porque es la energía de Dios. En paz y en amor pongo límites, comparto mi verdad y si es posible llegamos a acuerdos, y si no lo logramos tu sigue tu camino y yo el mio, pero sin resentimientos que nos dañan.

Sin duda hay muchas familias que viven en armonía y en amor. Y este tiempo es una gran oportunidad para estrechar aun más los lazos afectivos, y de esta manera pasar estas fiestas en gozo, en paz y disfrutando. Y cuando vivimos de esta manera, nuestra vida tiene un profundo sentido. Mi vida es plena y solo en amor es así. Cuantas veces he acompañado en la terapia, en que la persona me dice que ha perdido completamente el sentido de la vida. Lo que le falta es el amor.

Mi deseo profundo para ti y cada miembro de tu familia, es que pases una Navidad como dice la canción, que sea una noche y toda mi vida, “una noche de paz y una noche de amor”. Recuerda, sólo el amor nos sana y nos lleva a una vida plena. Deja de resistirte a una vida plena como Dios quiere para ti. ¡Cuánta resistencia tenemos a abrir nuestro corazón! Vence el miedo y te encontrarás con una vida maravillosa.

Luis Oggier