Inicio » Artículos » Morir para ser Yo

Morir para ser Yo

Aprovecho este espacio para recomendarte un libro que me ha dado mucha luz y entendimiento de lo que estamos viviendo en este plano humano desde la visión de mi verdadero Ser real. El libro se titula: MORIR PARA SER YO. Es un viaje de Anita Moorjani a través del cáncer y la muerte, hasta el despertar y la verdadera curación. Es un relato esclarecedor de lo que nos aguarda tras la muerte y el despertar final. Esto nos permite, con esta visión, vivir en este plano en que estamos cada vez más, sin miedo, que es lo que nos causa enfermedades, sufrimiento, y nos quita lo más importante que es ser feliz y gozar de todo lo que vivimos para lo cual fuimos creados.

Para que tengas una idea de lo que nos comparte Anita de esta experiencia cercana a la muerte, te transcribiré el epílogo de su libro en donde nos da las recomendaciones después de su experiencia.

“Recuerda siempre no delegar tu poder. En vez de esto entra en contacto con tu propia magnificencia de tu Ser. (Recuerda quien eres como Dios te ha creado). Y en cuanto a encontrar el camino correcto, cada persona tiene el suyo. La única recomendación universal que tengo es que te ames a ti mismo incondiscionalmente y que no tengas miedo de ser tú mismo. (Si no lo haces contigo no lo puedes hacer con nadie). Su hubiera sabido esto nunca habría tenido cáncer.

Cuando somos fieles a nosotros mismos, nos convertimos en instrumento de la verdad en este planeta. Como todos estamos conectados (desde nuestra esencia espiritual) tocamos la vida de todos los que nos rodean, que a su vez afectan a las vidas de otros. Así, nuestra única obligación es ser el amor que somos y permitir que nuestras respuestas surjan de nuestro interior de la forma más apropiada para nosotros.

Finalmente, nunca me cansaré de repetir lo importante que es que disfrutes de ti mismo y de la vida sin tomarte a ti mismo ni la vida demasiado en serio. Uno de los mayores defectos de muchos sistemas espirituales tradicionales es que a menudo nos conducen a tomarnos la vida en serio. Y a pesar de que ya sabes que detesto crear doctrinas, si alguna vez tuviera que crear un conjunto de principios para recorrer el camino espiritual hacia la curación, el número uno de mi lista sería que hay que reírse tan a menudo como uno pueda a lo largo del día y todos los días, y preferentemente de uno mismo. Esto estaría, sin duda, muy por encima de cualquier forma de oración, meditación, mantra o cambio de dieta. Los problemas del día a día no parecen tan grande, cuando se ven a través del filtro del humor y del amor.

Vivimos en una época de mucho estrés y temor, y mientras nos dedicamos a protegernos de todo lo que creemos que está “ahí afuera”, nos olvidamos de disfrutar de nosotros mismos y de cuidar lo que llamamos dentro.

Nuestra vida es nuestra oración, es nuestro regalo para este universo. Nos debemos a nosotros mismos y a todos los que nos rodean, ser felices y expandir esa felicidad a nuestro alrededor. Te deseo que disfrutes, mientras te percates de tu magnificencia y aprendes a expresarte en el mundo sin miedos.