Inicio » ¿Qué es el “Curso de Milagros”?

¿Qué es el “Curso de Milagros”?

Un curso de milagros es un camino espiritual que se nos invita a recorrer con dulzura y firmeza, para llegar a nuestra meta: el amor, que es nuestra verdadera identidad, lo cual hemos perdido de vista y dejado de escuchar su paciente y constante llamada: “despierta al amor”.

Un curso de milagros es un recurso de enseñanza, un programa de auto-estudio que consta de: el texto, el libro de ejercicios y el manual para el maestro. No se indica ningún orden de estudio, sino de acuerdo a las necesidades y preferencias personales.

El curso tiene un orden meticuloso tanto práctico como teórico. Se pone más énfasis en la aplicación práctica que en la teoría y más en la experiencia que en la teología, pues expresa que una teología universal es imposible, mientras que una experiencia universal es indispensable. Tiene enfoque cristiano pero aborda temas espirituales de carácter universal.

Se denomina como una de las muchas versiones del programa de estudios universal, que al final todas conducen a dios, pudiendo visualizar esto como la ascensión de una montaña desde distintas laderas.

El postulado del curso de milagros y en que se basa toda esta enseñanza espiritual es:

Nada real puede ser amenazado, nada irreal existe.

En esto radica la paz de Dios.

Se establece una distinción entre lo real (el ser) y lo irreal (el ego) entre el conocimiento (del ser) y la percepción (del ego).

El conocimiento es la verdad y está regido por una sola ley,  la ley del amor. El espíritu santo me recuerda esta visión. Constantemente se nos invita a practicar el perdón, recordándonos que es la forma de dejar nuestra forma de percibir con miedo,  culpa y juicio, para volver a la verdad del conocimiento: que todos somos el amor de Dios.

El perdón a los demás constituye en realidad el perdón a mí mismo, es mi propia culpa la que veo en ellos debido al mecanismo de la proyección. Mi mente (con su sistema de creencias) es el proyector y lo que veo afuera es mi película aunque parezca estar separada de mí, ajena a mí.

Lo que inconscientemente no me gusta de mi lo veo en otra parte y lo ataco queriendo convencerme de que no es mío.

El perdón del ego (desde el juicio) ve fuera el origen del mal y “perdona” con condiciones y en forma temporal, ve lo juzgado como algo que realmente ocurrió y por su “bondad” decide perdonar.

El perdón de Dios es expresando su infinito amor. Un amor que no perdona pues jamás ha condenado.

Cuando oramos a Dios pidiéndole perdón es para que nosotros perdonemos y que estemos abiertos a aceptar en nuestra mente al amor de Dios (que la culpa no nos permite percibir) para poder amar a los demás como él nos ama. Jesús nos enseña: “Amaos los unos a los otros como yo los amo y como nos ama el padre”.

Para poder vivir de esta manera el curso nos invita a elegir cambiar de guía. En lugar del ego (miedo) aceptar la guía del espíritu santo (el amor de dios) pues hasta que hagamos vida esta elección dejaremos de proyectar la misma película de carencias, separación y miedo que es lo que nos impide experimentar el cielo (el estado mental de plenitud y dicha). Al usar nuestra mente tal y como Dios la creó (a su imagen y semejanza) volveremos a estar en nuestro hogar.

Al elegir dar amor lo hacemos real para nosotros  y así recordamos que está  en nuestro interior. Recordar que si vemos para afuera soñamos, pero si vemos hacia dentro despertamos. La mente refuerza lo que comparte: culpa y miedo ó amor y dicha.

Todo lo que entregamos en nuestra mente al espíritu santo es usado para sanar en lugar de para hacer daño.

Todo lo que damos al otro a través del perdón (el no juicio) en realidad nos lo damos a nosotros mismos.

“Es perdonando como me perdono”

“Es amando como me amo”

Es así como el espíritu santo nos inspira y nos guía en el camino de regreso a casa.

Jesús nos invita a creer en la inspiración divina no como algo que ocurría únicamente hace más de dos mil años, sino como la eterna presencia de la voz de dios en la mente de cristo, el hijo de Dios, el ser que dios creó,  del que Jesús y todos nosotros formamos parte.

Vayamos juntos a aprender lo que es seguir al guía de dios para poder vivir aquí en la tierra como en el cielo haciendo la voluntad de Dios: amar.

María Antonia Sosa

Mira también la introducción en video  aquí.

  • janguianos
    Me parece maravilloso poder tener acceso a este curso vía web, poder ver las clases a las que uno no pudo asistir o incluso repasar aquellos conceptos que pudieron escaparse en la clase. Es un medio para reforzar el conocimiento, entender y estar más cerca de modificar nuestra actitud en la cotidianeidad, vivir los conceptos, modificar nuestra manera de pensar de ver a los demas, de cambiar.